Una de las zonas del cuerpo más comunes que la gente tiende a querer mejorar es el abdomen. El vientre suele sufrir cambios no deseados con el paso del tiempo, ya sea por el envejecimiento, el debilitamiento de los músculos, la maternidad, la pérdida de peso o las cirugías anteriores.

Mostrar más fotos

Como resultado, el abdomen puede empezar a sobresalir y desarrollar piel suelta. Para ayudar a los pacientes a restaurar su sección media a un contorno más joven y tonificado, el equipo médico de Wellness Kliniek Barcelona entiende tanto las necesidades emocionales como físicas de nuestros pacientes, y conocen las mejores soluciones para satisfacer esas necesidades. 

Durante una consulta en nuestra clínica, se evaluará tu tipo de cuerpo, tu historial médico y tus objetivos para recomendarte la opción de tratamiento que mejor se adapte a tus objetivos. 

Las opciones de tratamientos que ofrecemos, no sólo te ayudarán a deshacerte de los depósitos de grasa no deseados y remodelar su figura, sino que también pueden ayudarte a aumentar tu confianza y darte la posibilidad de ponerte la ropa que no has podido durante años. También ayudan a eliminar la ansiedad de no ser capaz de tonificar tu cuerpo a través de la dieta y el ejercicio.

Liposucción de abdomen

Los depósitos de grasa persistentes han sido la pesadilla de muchas personas durante décadas. Por mucho que hagan dieta y/o ejercicio, parece que no hay nada que pueda hacerse para eliminar la grasa.

Para tratar esos depósitos de grasa, la liposucción es una buena opción. Es un procedimiento en el que se realiza una pequeña incisión cerca de la zona problemática, y a continuación se introduce en la incisión un tubo largo y delgado conectado a un aparato de vacío para, básicamente, succionar las células grasas.

A veces se inyectan líquidos en las zonas que se van a tratar para reducir el dolor y la hinchazón después de la intervención, y para ayudar a facilitar la succión de las células grasas, y para reducir la pérdida de sangre que puede producirse mientras se realiza el procedimiento.

Las zonas objetivo suelen ser el vientre, pero la liposucción también es eficaz cuando se utiliza en las caderas, los muslos, las nalgas, la espalda, los brazos e incluso debajo de la barbilla o en la cara.

La cirugía de liposucción puede ser un procedimiento independiente, o se puede utilizar en conjunto con otros procedimientos, tales como abdominoplastias, reducciones y aumentos de pecho, y levantamiento de glúteos.

Sin embargo, la liposucción no es para todo el mundo. De hecho, los candidatos ideales deben:

  • Estar dentro del 30 por ciento de su peso ideal. 
    Deben tener una piel firme y elástica.
  • No deben ser fumadores.
  • El tabaquismo aumenta las posibilidades de que el paciente desarrolle complicaciones postoperatorias, como infecciones, necrosis grasa y coágulos de sangre. Fumar también puede aumentar la probabilidad de que se produzca un mayor dolor después de la cirugía, así como un tejido cicatricial más grueso mientras se curan las heridas.

Si fumas y estás pensando en someterte a una liposucción, es probable que debas abstenerte de fumar durante al menos cuatro o seis semanas antes y después de la intervención.

Sin embargo, las células de grasa pueden volver a crecer y normalmente se depositan en zonas del cuerpo diferentes de donde se realizó el procedimiento de liposucción. Por ello, quien se somete a esta intervención debe seguir llevando un estilo de vida saludable, que incluya el ejercicio regular y una dieta sana y nutritiva.

Abdominoplastia

Tras un embarazo o una pérdida de peso excesiva, es habitual que la piel y la grasa sueltas queden alrededor del abdomen. Esta piel flácida puede resistirse a las dietas y al ejercicio, impidiéndote conseguir un vientre plano y tonificado.

La cirugía de abdominoplastia puede ayudarte a recuperar tu figura tras un aumento o una pérdida de peso importante, un embarazo o una pérdida de elasticidad de la piel debido al envejecimiento. 

Este procedimiento tiene como objetivo eliminar el exceso de grasa y piel de la parte inferior del estómago, las caderas y la zona de la cintura, lo que da lugar a un aspecto más delgado y tonificado. También puede restaurar la integridad del recto abdominal, o músculo central del abdomen, así como los músculos debilitados o separados que se han estirado o abultado. 

Un procedimiento de abdominoplastia es beneficioso para muchos hombres y mujeres, incluidas las personas que han perdido una cantidad sustancial de peso y desean eliminar la piel suelta restante, los pacientes de edad avanzada con debilidad en sus músculos abdominales, y las mujeres que buscan esculpir su cintura y el área del estómago después del embarazo.

La cirugía de abdominoplastia también puede ser adecuada para ti si estás en tu peso ideal y llevas un estilo de vida saludable, no fumas y deseas eliminar la grasa y la piel persistente que se niega a ceder con la dieta y el ejercicio. 

Los resultados de someterte a un procedimiento de abdominoplastia también pueden incluir un mayor control de la vejiga y fuerza en los músculos abdominales y reducir el dolor de espalda. Otros de sus beneficios incluyen:

  • Abdomen plano y tonificado. La abdominoplastia puede hacer que la parte inferior de tu abdomen pase de estar flácida y deformada a estar plana y tonificada, para que puedas disfrutar de un cuerpo de aspecto más juvenil.
  • Refuerza los músculos debilitados. Los músculos abdominales se debilitan y se separan debido al embarazo, a cirugías anteriores y a las fluctuaciones de peso. Una abdominoplastia realineará tus músculos y los tensará para conseguir un abdomen más contorneado.
  • Reduce la apariencia de las lesiones e imperfecciones de la piel. Dado que alisa el estómago, una abdominoplastia también puede disminuir las estrías y otras imperfecciones.
  • Mejora tu bienestar. Al igual que otros procedimientos cosméticos que mejoran el aspecto físico, someterte a una abdominoplastia puede hacer que te sientas mejor contigo mismo y que mejores tu confianza.

Lee todas las opiniones